Deporte y buena alimentación ayudan a prevenir el cáncer

Cada vez está más claro que, dentro de su globalidad, el cáncer es una enfermedad que en el grueso de los casos podemos prevenir y combatir con unos hábitos de vida saludables. Una investigación en el seno del «Estudio Prospectivo Europeo sobre dieta, cáncer y salud» ha determinado que el riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer se reduce en un 30 ó 40% con ejercicio físico, dieta sana y luchando con nuestros hábitos contra el sobrepeso.

Esta es la conclusión de un estudio multinacional que ha venido realizándose en 22 centros investigadores de 9 países de Europa, entre ellos España. Con el seguimiento de los hábitos alimenticios, incluido el posible consumo de alcohol, y la incidencia del ejercicio físico, fueron realizando un seguimiento en profundidad a población de edades de 29 a 67 años.

Deporte y alimentación

El resultado ha sido categórico, según los investigadores españoles encargados en parte de este estudio, y es que la alimentación y la actividad física se mostraron como agentes determinantes en el desarrollo de los cánceres más frecuentes. Por tanto, no dudes en cambiar los hábitos aunque sea mínimamente hacia una vida sana, que no sólo te encontrarás mejor sino que estarás previniendo a la vez una de las enfermedades más temidas por todo el mundo. Aquí tienes los dos consejos que tienes que seguir:

Sé más activo.

Ver cuánto comes te ayudará a controlar tu peso. La otra clave es estar más físicamente activo. Estar activo ayuda a reducir el riesgo de cáncer y también puede ayudar a mejorar tus niveles hormonales y la forma en que funciona tu sistema inmunológico.

Más buenas noticias: ¡la actividad física también ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes! ¡Así que toma tus zapatos deportivos y sal por la puerta!

Las últimas recomendaciones para adultos requieren al menos 150 minutos de intensidad moderada o 75 minutos de actividad de intensa cada semana, o una combinación equivalente, preferiblemente extendida durante toda la semana. Esto va más allá de las actividades diarias habituales, como usar las escaleras en lugar del elevador en su oficina o hacer las tareas del hogar.

Las actividades moderadas son aquellas que te hacen respirar tan fuerte como lo harías durante una caminata rápida. Esto incluye cosas como caminar, andar en bicicleta, incluso tareas domésticas y jardinería. Las actividades vigorosas te hacen usar grandes grupos musculares y hacen que tu corazón lata más rápido, te hacen respirar más rápido, más profundo y también te hacen sudar.

También es importante limitar el comportamiento sedentario como sentarse, acostarse, mirar televisión u otras formas de entretenimiento en pantalla.

Estar más físicamente activo de lo habitual, sin importar su nivel de actividad, puede tener muchos beneficios para la salud.

Coma comidas saludables.

Comer bien es una parte importante para mejorar tu salud y reducir tu riesgo de cáncer. Observa detenidamente lo que normalmente comes cada día y prueba estos consejos para crear un plan de dieta saludable para ti y tu familia:

  • Elija alimentos y bebidas en cantidades que te ayuden a alcanzar y mantener un peso saludable.
  • Lea las etiquetas de los alimentos para conocer mejor el tamaño de las porciones y las calorías. Tenga en cuenta que “bajo en grasa” o “sin grasa” no significa necesariamente “bajo en calorías”.
  • Coma porciones más pequeñas cuando coma alimentos ricos en calorías.
  • Elija verduras, frutas enteras, legumbres como guisantes y frijoles, y otros alimentos bajos en calorías en lugar de alimentos ricos en calorías como papas fritas, papas y otras papas fritas, helados, donas y otros dulces.
  • Limite su consumo de bebidas azucaradas, como refrescos, bebidas deportivas y bebidas con sabor a frutas.
  • Cuando coma fuera de casa, tenga especial cuidado al elegir alimentos bajos en calorías, grasas y azúcar agregada, y evite comer porciones grandes.
  • Limite su consumo de alimentos con carbohidratos refinados, incluidos pasteles, dulces, cereales para el desayuno endulzados con azúcar y otros alimentos con alto contenido de azúcar.

Bibliografía:

Estudio prospectivo europeo sobre cáncer y nutrición.
http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-57272004000200004


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario