4 Errores que cometes en la cinta de correr y cómo solucionarlos

Indiferentemente de si eres un corredor principiante o un experto, es importante practicar siempre la técnica adecuada mientras corres para evitar lesiones especialmente cuando se trabaja en una cinta correr, ya que la naturaleza repetitiva de la máquina puede hacer que te quedes con malos hábitos.

Los siguientes consejos son simples de implementar y te ayudarán a convertirte en un mejor corredor y entrenar más eficientemente.

Errores en la cinta de correr

Errores que cometes en la cinta de correr y cómo solucionarlos

1. Estás corriendo demasiado cerca del frente

Lleva tiempo acostumbrarse a correr en una cinta pero correr demasiado cerca del frente pondrá en peligro tu forma correcta de correr.

La solución: Reduce la velocidad y concéntrate en correr en el medio y el centro de la cinta.

2. No usas tus brazos de manera eficiente

En el gimnasio a menudo veo a personas que se olvidan por completo de usar o balancear sus brazos a lo largo de la parte frontal de su cuerpo.

La solución: Concéntrese en balancear los brazos hacia adelante y hacia atrás. Esto ayudará a contrarrestar el movimiento de tus piernas, estabilizar tu cuerpo y conservar energía. Si estás haciendo un entrenamiento de sprint, mueve los brazos hacia atrás con un ángulo de inflexión de noventa grados en los codos y avanza hasta el nivel de los ojos. Esto te ayudará a generar y mantener la velocidad. Para distancias más largas, mueva el brazo hacia la cadera y luego hacia adelante, llevando el brazo hacia su pecho; el movimiento no será tan vigoroso como al correr.

Visita este artículo:
Entrenamiento en cinta de correr para principiantes

3. Tu zancada es demasiado corta

La longitud de la zancada variará de persona a persona pero hay una tendencia a dar pasos más cortos cuando se ejecuta en la cinta de correr.

La solución: Cuando se hace un entrenamiento de velocidad, uno quiere que su paso sea un solo poco más corta porque la clave para correr más rápido es un cambio rápido de los pies. Un ángulo de noventa grados en la articulación de la rodilla y golpear el pie hacia abajo directamente debajo de tu cuerpo, en lugar de lejos en frente es ideal. Para carreras más largas y lentas, intenta encontrar una zancada neutral que no sea demasiado larga o corta.

4. Nunca cambias tu rutina

Puedes que hayas oído la frase “hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes es locura». Bueno, hacer el mismo entrenamiento una y otra vez finalmente te conducirá a una meseta y te estancaras.

La solución: Cambie la intensidad e incorpora una inclinación. La próxima vez que te subas a la cinta, prueba uno de estos ejercicios de intervalos que veras en el link de a continuación que te dejarán adolorido durante días.

Visita este artículo:
Cómo maximizar el entrenamiento en la cinta de correr


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario