Cómo evitar lesiones durante el entrenamiento

¿Deseas evitar lesiones durante el entrenamiento? Hacer ejercicio con regularidad es una excelente manera de garantizar una buena salud física. Sin embargo, incluso con ejercicios de bajo impacto aún existe la posibilidad de lesionarnos. Las lesiones pueden obstaculizar los esfuerzos por mantenerte en buena forma física, ya que pueden significar tener que detener los entrenamientos por un tiempo.

Algunos también pueden ser lo suficientemente graves como para interferir con tareas simples del día a día como conducir e incluso caminar. Sin mencionar que las lesiones deportivas pueden ser bastante dolorosas.

Algunas de las lesiones más comunes incluyen esguinces de tobillo, tirones, calambres en las piernas y lesiones en las rodillas. Muchas de estas lesiones son el resultado de esforzarnos demasiado.

Cómo evitar lesiones

Afortunadamente, muchas lesiones se pueden evitar tomando ciertas medidas simples para protegerte, ya seas un principiante o un atleta profesional.

Cómo evitar lesiones durante el entrenamiento

Aquí hay cinco cosas que te ayudarán a prevenir ciertas lesiones:

1. Se religioso a la hora de calentar:

Sé que estás a la carrera para exprimir tu entrenamiento al máximo pero ir derecho a realizar ejercicios de cardio intenso te pone en riesgo de caerte o de lesionarte un músculo. Cinco minutos es todo lo que necesitas, así que asegúrese de dedicar tiempo para el calentamiento antes de cada sesión de cardio.

2. Realiza tres tipos de cardio cada semana:

Correr puede ser tu cardio de elección preferido pero si golpeas el pavimento todo el tiempo entonces estás usando los mismos músculos en cada entrenamiento. Esto hace que los músculos estén en riesgo de una lesión por sobreuso. Cambia los músculos que entrenas al hacer tres tipos diferentes de cardio a la semana, tales como ciclismo, saltar la cuerda, nadar o una clase como Zumba.

Otro artículo interesante:
10 formas de aliviar los músculos doloridos

3. Fortalezca los músculos débiles:

Si el ciclismo es tu principal forma de cardio entonces no hay duda de que tus cuádriceps son tan fuertes como un caballo. Pero ¿Qué pasa con los brazos? Cuando ciertos músculos son fuertes y otros débiles esto causa desequilibrios musculares que pueden perjudicar tu postura y poner tensión en ciertas partes de tu cuerpo que pueden dar lugar a una lesión. Durante tus dos o más o sesiones de entrenamiento de fuerza cada semana céntrate en la tonificación de las partes de tu cuerpo que no reciben tanta atención durante tus entrenamientos cardio.

4. El estiramiento es igualmente importante:

Aunque los estudios demuestran que el estiramiento no previene lesiones, esta aumenta la flexibilidad y los músculos flexibles son menos propensos al dolor. Aun 15 minutos de estiramientos suaves después de un cardio o entrenamiento de fuerza pueden ayudar. Sólo asegúrese de no exigirte demasiado, ya que esto puede causar lesiones o que estés más adolorido al día siguiente.

5. Programa tus descansos:

Realiza de uno a tres días a la semana de entrenamientos ligeros o salta un día completo sin hacer ejercicios. Este tiempo de descanso muy necesario permite que tus músculos sanen completamente y se hagan más fuertes lo que puede prevenir las lesiones en futuros ejercicios. En la misma línea, si te sientes bajo en energía o estás sufriendo de un poco de dolor entonces un día de descanso puede hacer maravillas.


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario