7 formas de fortalecer el musculo de la gratitud

¿Te sientes constantemente insatisfecho con la vida?

Algunos días eres feliz pero la mayoría de los días sientes que todo apesta.

Desearías tener un mejor trabajo o más dinero. Desearías estar más en forma o ser más atractivo. Desearías estar enamorado o tener mejores relaciones.

Ciertamente solía sentirme también así.

Tenía un techo sobre mi cabeza, suficiente dinero para vivir, una familia cariñosa y grandes amigos pero todo lo que noté fueron las cosas que faltaban en mi vida. Y así me sentí constantemente infeliz e insatisfecho.

Me puse tan enfermo y cansado de sentirme privado de todo lo que deseaba que decidí practicar la gratitud regularmente por todo lo que tenía.

gratitud

¿Cómo fortalecer el musculo de la gratitud?

Una vez que comencé a practicar la gratitud todos los días aprendí a mantener mis deseos bajo control, fui más eficaz para enfrentar los nuevos desafíos y fui más feliz y emocionalmente más saludable. Fortalecí mi músculo de la gratitud.

¿Quieres fortalecer tu músculo de gratitud? Usa los siguientes siete pasos:

1. Conoce los beneficios de la gratitud

Uno de los mayores escollos con la gratitud es que a menudo pensamos que no requiere práctica ni esfuerzo. Pero desarrollar el hábito de la gratitud requiere más esfuerzo inicial del que podríamos darnos cuenta.

Antes de comenzar tu nuevo régimen de gratitud, mantén en mente los beneficios de practicar la gratitud para mantenerte motivado.

La mayoría de las personas que desean desarrollar sus músculos físicos generalmente están motivadas por los siguientes beneficios: lucir bien, sentirse bien y mejorar su salud. Los beneficios prometidos los mantienen activos durante los días más difíciles.

La práctica de la gratitud también tiene sus beneficios. Los estudios han vinculado la práctica de la gratitud con beneficios en la salud y el bienestar. Los numerosos beneficios que obtienes de practicar la gratitud son:

  • Aumento de energía.
  • Entusiasmo y felicidad.
  • Éxito en el logro de metas personales.
  • Resistencia y mejores mecanismos para enfrentar el estrés.
  • Aumento de los sentimientos de autoconfianza y autoestima.

¿Necesitas algo más para convencerte? En resumen, la gratitud importa por muchas razones. Escribe esta lista en un cuaderno y léelas cuando lleguen esos días inevitablemente difíciles.

2. Sé consistente

No existen atajos para construir músculos físicos. Requiere un compromiso diario con un conjunto específico de rutinas. La clave de los resultados es ser consistente.

Lo mismo es cierto para desarrollar la gratitud. En el pasado, aprecié el valor de la gratitud en mi vida pero no estaba verdaderamente comprometido a convertirlo en una parte cotidiana de mi vida. La gratitud fluiría naturalmente durante los momentos cumbres de mi vida pero se secaría en los días normales o en los malos. Sabía que tenía que practicar la gratitud de forma constante para obtener mejores resultados.

Puedes comenzar ciertas rutinas para desarrollar la gratitud. Algunos de los más populares son las siguientes:

  • Diario de gratitud.
  • Meditación u oración.
  • Escribir cartas de agradecimiento.
  • Notar las cosas pequeñas que mejoran nuestras vidas.
  • Recordando nuestra mortalidad.

Independientemente del método o la combinación de métodos que elijas, su efectividad dependerá de tu compromiso de hacerlo todos los días.

Afortunadamente, muchas de estas rutinas pueden tomar tan poco como cinco minutos por día. Si pudieras obtener un beneficio significativo con tan solo cinco minutos de ejercicio al día, aprovecharías la oportunidad, ¿verdad?

Así que no dejes pasar esta oportunidad de mejorar múltiples áreas de tu vida desarrollando una sencilla rutina de gratitud y aferrándote a ella.

3. Mira tú dieta

Una buena rutina de ejercicios es solo una parte de la ecuación para construir músculos. También necesitas desarrollar una dieta que te proporcione el combustible y los componentes básicos que necesitas para el entrenamiento de fuerza y que te mantendrán alejado de alimentos que socavarán tus esfuerzos.

Para fortalecer tu músculo de la gratitud, debes observar lo que asimilas a nivel mental, emocional y espiritual. Mantener la gratitud es difícil si estás constantemente rodeado de personas tóxicas o entornos negativos.

Jim Rohn dijo “Eres el promedio de las cinco personas con las que pasas más tiempo”. Tómate un tiempo para examinar quiénes son esas personas. ¿Son personas agradecidas o son llorones, pesimistas, víctimas o materialistas? Avance un paso más y examine los libros que lees, los sitios web que visitas o los programas que miras.

Para construir gratitud en tu vida, debes alimentar tu mente y espíritu con experiencias que sean positivas y edificantes.

4. Duerme lo suficiente

Descansar adecuadamente es crucial para permitir que tus músculos se reparen y se reconstruyan solos.

El sueño también nos permite recargarnos mental y emocionalmente. Estar agradecido cuando estás cansado e irritable es difícil.

En el pasado cada vez que dormía poco, las pequeñas molestias de la vida me irritaban fácilmente. Y los que amo con más frecuencia soportaban la peor parte de mi enojo e irritabilidad.

Entre los muchos beneficios críticos del sueño, los estudios ahora sugieren que un sueño adecuado te ayuda a sentir más gratitud por tus relaciones.

Una vez que decidí dormir más, dejé de tener conflictos con mis seres queridos y mis relaciones mejoraron significativamente.

¿Quieres aumentar tu gratitud y mejorar tus relaciones? Comience a tomar tu horas de sueño en serio.

5. Empújate más allá de tus límites

Llega un momento en cada rutina de entrenamiento en el cual tienes que esforzarte más allá de tus límites físicos y mentales. ¿Crees que solo puedes hacer 20 flexiones? La vigésima primera flexión requerirá tanto esfuerzo como las primeras 20. Pero es en el mismo acto de empujar tus límites físicos lo que causa el desarrollo muscular.

En su entrenamiento de gratitud, superar los límites significa expresar gratitud en circunstancias difíciles. Viktor Frankl dijo: “Nuestra mayor libertad es la libertad de elegir nuestra actitud”. Estas son palabras poderosas que provienen de un hombre que soportó la brutalidad de los campos de concentración.

Los siguientes son algunos ejemplos prácticos de cómo puedes elegir la gratitud en tiempos difíciles:

  • Agradezca las lecciones que provienen del fracaso.
  • Exprese gratitud por las nuevas puertas de oportunidad que a menudo se abren cuando enfrentas la pérdida de un trabajo.
  • Se agradecido por una persona difícil en tu vida que te ayudó a crecer espiritualmente.
  • Recuerda con agradecimiento los recuerdos de los momentos pasados con un ser querido recientemente fallecido.

Ninguno de estos es fácil pero se pueden hacer con la práctica. Este es realmente uno de los mayores regalos de la gratitud: nos permite encontrar el significado en circunstancias difíciles que finalmente nos permite soportarlos.

6. Encuentre un Coach o un compañero responsable

Seamos sinceros; incluso con las mejores intenciones a veces es posible que necesites un poco de ayuda para cumplir tus objetivos de entrenamiento.

Si deseas llevar tu entrenamiento de gratitud al siguiente nivel, es posible que desees contratar un entrenador de desarrollo personal (Coach). Un buen entrenador puede ayudarte a desarrollar estrategias prácticas y personalizadas para ayudarte a sentirte más agradecido. Un beneficio aún mayor es contar con un compañero para ayudarte a mantener el rumbo.

Si no puedes contratar un Coach, intenta encontrar un compañero para ayudarte en tu entrenamiento de la gratitud. Este puede ser un cónyuge o un amigo cercano. Pídales que se unan a ti en tu viaje hacia una mayor gratitud. Ambos se beneficiarán del acuerdo.

7. Celebra las pequeñas victorias

Hacer ejercicio es difícil y debes celebrar esas pequeñas ganancias en el camino para seguir adelante. ¿Hiciste un curl de bíceps más que ayer? Celebra esa pequeña victoria.

¿Te has despertado más días de esta semana sintiéndote agradecido? Celebra eso también. Podrías decir que ye sientes agradecido por tu gratitud.

Independientemente de cómo midas el éxito, no pierdas ninguna oportunidad de reconocerlo, honrarlo y celebrarlo.

Es tiempo de ponerte en forma

Los numerosos y significativos beneficios de la práctica regular de la gratitud son simplemente demasiado convenientes para ignorarlos.

Ahora que tienes un plan para poner en forma ese músculo de la gratitud, nada te impide experimentar también sus números beneficios

Comienza tu entrenamiento de gratitud hoy mismo. Comprométete a hacerlo todos los días.

Estarás más feliz.

Estarás más saludable.

Y tendrás mejores relaciones.

¿Entonces, Qué esperas? Ponte en marcha.


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario