7 técnicas para aumentar tu fuerza de voluntad

¿Deseas aumentar tu fuerza de voluntad? Siempre comenzamos todos los años nuevos o todos los lunes por la mañana con buenas intenciones: vamos a perder peso, dejar de fumar, organizar nuestros armarios o quizás comenzar entrenar para una carrera de 5 kilómetros.

Pero para el final de la semana tus cajas plásticas para realizar la organización que ibas a hacer todavía están en el maletero de tu coche, tus nuevas zapatillas están tiradas en la parte posterior del armario y has masticado tanto Nicorette que al final decides que es más barato comenzar a fumar otra vez.

técnicas para aumentar tu fuerza de voluntad

¿Qué ha pasado con todas esas buenas intenciones?

Una respuesta común es “Bueno, me falta fuerza de voluntad”. Tienes razón pero no por las razones que a menudo nos atribuimos a nosotros mismos como la pereza o la falta de deseo de hacer un verdadero cambio.

Hay dos cosas importantes que tienes que saber acerca de la fuerza de voluntad:

  1. La fuerza de voluntad es un recurso finito, lo que significa que puedes agotarla. Cuando ejercemos un esfuerzo en un área específica, tendremos menos fuerza de voluntad para concentrarnos en otra cosa.
  2. La fuerza de voluntad es como un músculo por lo que tiene que ser fortalecido.

¿Por qué es importante la fuerza de voluntad?

La fuerza de voluntad hace que lo que quieres que suceda se haga realidad. La fuerza de voluntad evita la falta de autocontrol que puede conducirnos a malos hábitos, adicciones, conflictos con las relaciones y con el trabajo, etc. La fuerza de voluntad nos ayuda a superar la inercia. Cuando nos vemos carentes de fuerza de voluntad y fracasando en nuestras intenciones, nuestro autoestima se desploma y entonces no hacemos nada o reemplazamos la acción por la fantasía. (Algún día cuando pierda esos 10 kilos…)

Hablemos primero de la fuerza de voluntad y de su naturaleza finita. Voy a utilizar aquí un ejemplo personal. Cuando he tenido un duro día en el trabajo y estoy agotado mentalmente, lo último que quiero hacer es llegar a casa y pensar en cualquier cosa. Estoy exhausto. Estoy seguro de que tú también has experimentado este agotamiento mental. Evito pensar en la cena aunque me esté muriendo de hambre. Mi cerebro se niega básicamente a pensar más así que miro que opciones fáciles tengo para cenar. Tal vez pedir comida a domicilio o abrir una tarrina con helado de vainilla que tengo en el congelador. Este es un ejemplo perfecto de como el usar toda mi fuerza de voluntad (en el trabajo) hace que no puede enfocarme simplemente en otra área como es realizar la cena.

La fuerza de voluntad también es un músculo que puedes cansar como cuando levantas pesas hasta el punto de la falla muscular. De la misma manera que podemos agotar un músculo (y por lo tanto debilitarlo temporalmente) lo mismo sucede con nuestra fuerza de voluntad.

Es importante entender que la fuerza de voluntad es muy similar a la fuerza física en que:

  • La fuerza de voluntad es una respuesta mente-cuerpo, no es simplemente un estado mental.
  • La fuerza de voluntad es limitada (al igual que la potencia muscular).
  • La fuerza de voluntad se puede entrenar (al igual que la fuerza muscular).

7 técnicas para aumentar tu fuerza de voluntad

¿Cómo puedes entrenar y fortalecer tu fuerza de voluntad para maximizar tu capacidad? Tengo siete tácticas que te ayudarán a hacer eso.

1. Ten cuidado de cómo y dónde gastas tu fuerza de voluntad.

Las resoluciones de Año Nuevo son el momento en que normalmente nos ponemos nuestras mentas. Pagamos la matricula del gimnasio, compramos la ropa de deporte y nos dirigimos al gimnasio con todas nuestras buenas intenciones. Entrenamos por 45 minutos, nos cansamos y nos dirigimos a casa para saquear nuestra nevera. Repetimos este ciclo por quizás un par de semanas antes de que renunciemos a todo. No lo hagas. En su lugar haga lo siguiente:

2. Empieza poco a poco.

Necesitamos ir poniendo metas progresivas hasta alcanzar el nivel o la meta que queremos lograr. Yo he corrido un medio maratón. ¿Crees que un día me desperté y dije, “Hoy voy a correr 20 kilómetros”? No, yo había estado corriendo por un año y medio y había entrenando durante unos tres meses. Comenzar poco a poco significa que si deseas desarrollar fuerza muscular y no puedes hacer 50 flexiones pues haz una sola. Entonces cuando puedas hacer una, has tres flexiones y así sucesivamente.

Se lo que estás diciendo. “¡Una flexión! ¿De qué me sirve eso?” Pero ¿de qué te serviría agotarte físicamente y entonces abandonar todo de golpe? ¿Estoy en lo cierto? Así que comienza despacio.

3. Controla tu exposición a aquellos que te absorben la energía.

De hecho, sácalos de tu vida completamente si puedes. El uso de tu capacidad para tratar con personas negativas que tratan de desmotivarte terminara agotando tu fuerza.

4. Haz un plan.

Si utilizas toda tú fuerza de voluntad y es hora de la cena entonces tendemos a atiborrarnos con todo tipo de alimentos equivocados. Cuando sabes que tienes un montón de trabajo que va a tomarte toneladas de tu energía mental, encuentra una manera de programar una pequeña caminata de 10 minutos o 5 minutos de meditación o una respiración profunda.

5. Come alimentos que sean buenos para ti.

Ejercer la fuerza de voluntad disminuye los niveles de glucosa en la sangre. Dado que la glucosa es el mismo combustible que da fuerza a tus músculos, utilizar la fuerza de voluntad literalmente fatiga el cuerpo. Las investigaciones han demostrado que podemos aumentar nuestra fuerza de voluntad simplemente tomando un gran trago de azúcar pero esto va a conducirnos a una gran recaída cuando el azúcar de tu cuerpo se agote. Limita o mejor aún elimina los carbohidratos y los alimentos azucarados que aumentan la insulina de tu dieta. Encontrarás que cuando hagas uso de tu fuerza de voluntad perderás menos glucosa.

6. Encuentra tus valores esenciales.

Cuando seguimos el camino que nos hemos trazado para cumplir nuestras metas, va a ser más fácil permanecer allí si sabemos que lo que estamos haciendo en ese momento es un valor esencial para nosotros. Cuando determinas cuáles son tus valores esenciales, entonces será menos probable que actúes por impulso. Cuando hacemos las cosas impulsivamente dejamos de pensar y comenzamos a actuar instintivamente impulsados por las emociones.

7. Deja de ser perfeccionista.

Cuando piensas que algo tiene que estar completamente perfecto o es un fracaso, tú usas mucha fuerza de voluntad. Estás agotando tus recursos tratando de controlar cosas que no puedes controlar. La vida es hermosa de esa manera. Nunca se sabe lo que traerá el próximo segundo. Deja de intentar controlar la vida y disfrútala.

Aumentar tu fuerza de voluntad es una combinación de saber que puedes agotar tu fuerza de voluntad pero también que puede fortalecer y entrenar a tu fuerza de voluntad utilizando estos siete consejos que se describen aquí. Al igual que con la mayoría de las cosas en la vida, ser capaz de utilizar toda la capacidad de tu fuerza de voluntad para lograr tus metas es un proceso que hay que seguir poco a poco.


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario