Las personas que consumen comida rápida son más propensas a estar deprimidas

Las personas que consumen grandes cantidades de comida rápida pueden ser más propensas a estar deprimidos.

La gente que come frecuentemente comida rápida y / o productos comerciales horneados (donas, pasteles, o croissants) son dos veces más propensos a desarrollar depresión que los que no consumen estos productos, según un nuevo estudio de científicos españoles que exploran los alimentos y el estado de ánimo.

Comida rápida

En este estudio, las personas que consumen una gran cantidad de comida rápida y productos horneados eran parte de un grupo que eran también más propensos a sufrir de depresión, trabajan más de 45 horas a la semana, fuman, solteros, menos activos y tienen malos hábitos alimenticios en general.

Obviamente, hay muchas cosas en el estilo de vida del individuo que podrían contribuir a la depresión, es un poco exagerado decir (como algunos titulares tienen) que la comida rápida causa la depresión.

Segun Keith Ayoob, un profesor dietista y asociado en el Colegio de Medicina Albert Einstein en Nueva York. «Esto es un reflejo de un estilo de vida con muchos aspectos no saludables. «Esto no quiere decir que si vamos a comer una hamburguesa nos deprimiremos». «Creo que esto representa un reflejo de la depresión, no la causa.»

Sin embargo, la mala nutrición puede afectar tu salud mental. Cuando los tiempos son estresantes, o estás trabajando mucho, o ya estas un poco deprimido es más difícil a menudo comer bien. Privar a nuestro organismo de vitaminas esenciales y nutrientes-especialmente cosas como las vitaminas B y aceite de pescado en estos momentos sólo empeora las cosas.

Puede que no solo sea la falta de nutrientes en una dieta altamente procesada que afecta a tu estado de ánimo o tu salud mental: Estudios anteriores han relacionado el consumo de grasas trans con la depresión y la contracción del cerebro.

El impacto de la dieta en la salud mental

La depresión afecta a 121 millones de personas en todo el mundo. Esta cifra la convierte en una de las principales causas de problemas o enfermedades disfuncionales en todo el mundo al año. Más aún, en países con bajos medios e ingresos es la causa principal.

Sin embargo, se sabe poco sobre el papel que juega la dieta en el desarrollo de trastornos depresivos. Estudios anteriores sugieren que ciertos nutrientes tienen un papel preventivo. Estos incluyen vitaminas del grupo B, ácidos grasos omega-3 y el aceite de oliva. Además, una dieta saludable como la que se disfruta en el Mediterráneo se ha relacionado con un menor riesgo de desarrollar depresión.


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario