Leche de almendras: beneficios, usos y cómo hacerlo en casa

La elección de eliminar la leche de vaca de nuestra dieta puede ser personal o por motivos de salud pero encontrar una alternativa puede ser un poco más difícil, así que en este artículo vamos a describir algunos de los beneficios de la leche de almendras para hacerte esta elección un poco más fácil.

Las alergias a la leche o la intolerancia a la lactosa provocan una gran cantidad problemas digestivos como hinchazón, gases e incluso diarrea. Algunas personas reaccionan a las enzimas u hormonas en la leche de vaca. Otros reaccionan a la leche que contiene demasiados “nutrientes” añadidos o que ha sido adulterada por ingredientes que tal vez no deberían entrar en el cuerpo humano.

Beneficios de la leche de almendras

Cualquiera que sea el motivo para dejar la leche de vaca, debemos asegurarnos de mantener otras fuentes de calcio en la dieta. Si estás eliminando toda la gama de productos lácteos entonces debes incluir más frutos secos, semillas y vegetales verdes en tu dieta para asegurarte de que no estás dañando tu salud ósea.

La elección en estos días abarca desde leche de cabra hasta leche de soya, leche de coco, leche de anacardo, leche sin lactosa, leche de avena y por supuesto la leche de almendras

Beneficios de la leche de almendras

Dado que describir todos los pros y los contras de cada tipo de leche en el mercado pueden tomar un tiempo, vamos a entrar en los detalles de la leche de almendras la cual es considerada una de las mejores opciones para los veganos.

Hecha de una mezcla de almendras peladas y agua, la leche de almendras se puede utilizar como base para incluir otros ingredientes beneficiosos como las semillas de canela o chía. (La canela es buena para la salud del corazón, el control del peso y el control del azúcar en la sangre, entre otras cosas; las semillas de chía también contienen calcio, así como una gran cantidad de otros nutrientes).

1. Menos calorías

Si no estás comprando marcas que la han enriquecido con ingredientes adicionales, la leche fresca de almendras es una de las mejores leches en términos de mantener el contenido calórico a un nivel bajo.

2. Calcio y vitamina D

Aunque no tanto como en la leche, la leche de almendras sigue siendo una fuente decente de calcio y funciona junto con la vitamina D para asegurarte de obtener los mejores beneficios para tus huesos.

3. Vitamina E

¿Quieres una piel más joven? Quién no. La leche de almendras es una fuente fantástica de vitamina E que contribuye a una mejor elasticidad de la piel y la protege de los elementos nocivos de la exposición al sol.

4. Baja cantidad de Carbohidratos

Las personas con problemas de azúcar en la sangre no tienen que preocuparse demasiado por la leche de almendras (asegúrate de que no contenga azúcares blancos añadidos), ya que el contenido de carbohidratos es suficiente para que el cuerpo lo convierta en un buen tipo de azúcares que todos requerimos para obtener energía.

5. Fibra

Las almendras son una fuente de fibra por lo que ayudan a mantener el sistema digestivo feliz y saludable.

6. Proteína

Aunque no tienes cantidades tan altas de proteínas como la leche de vaca, la leche de almendras todavía tiene suficiente para asegurar de que tu cuerpo obtenga algunos una buena cantidad de proteínas pero asegúrate de complementarla con otras fuentes de proteína como frijoles y lentejas y si come carne, pechugas de pollo magras.

La leche de almendras también es una fuente de pequeñas cantidades de potasio, magnesio, cobre y selenio todo lo cual contribuye a una mejor salud ósea y corporal. Hay un toque de cobre que ayuda a mantener la presión arterial bien regulada.

Cómo preparar tu propia leche de almendras

Ya que es un producto fresco, asegúrese de consumirlo rápido y no lo almacenes más allá de 2-3 días.

Esta receta rinde para aproximadamente 2 tazas de leche de almendras:

  • 1 taza de almendras.
  • 2.5 tazas de agua.
  • Una pizca de canela.
  • Un chorrito de miel u otros edulcorantes.

Preparar leche de almendras

Preparación:

  1. Remoje las almendras durante toda la noche; al día siguiente la piel debería ser fácil de despegar.
  2. Ahora ponga las almendras peladas en una licuadora y agregue el agua.
  3. Cuela el líquido para separar la leche de los restos de almendras.
  4. El líquido que se ha tamizado es su leche de almendras consumible. Puedes agregar miel o canela opcional para endulzarla. Almacenado en un contenedor sellado.

La masa restante de pasta de almendras que no se ha colado puede usarse para agregarse a smoothies o cereales para obtener un impulso nutricional extra. También puede extenderlo en una bandeja para hornearlo hasta que se dore, usarlo en la comida como ingrediente para hornear para hacer muffins saludables o pan. Las almendras horneadas durarán 2-3 meses si la guardas en la nevera.

Bibliografía:


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario