Por qué la gente usa la meditación para calmar la ansiedad

¿Quieres saber cómo calmar la ansiedad de forma fácil?

La ansiedad es un sentimiento que es difícil de manejar a diario. Muchas personas que experimentan ansiedad lo sienten de forma crónica o puntual y les resulta difícil encontrar alivio para esos síntomas que pueden ser tan destructivos mientras van viviendo sus días como pueden.

22Afortunadamente hay ejercicios que se pueden realizar para controlar la ansiedad y ayudarte a sentirte relajado, tranquilo y confiado en tu capacidad para hacer las actividades de tu día sin sentir el peso de la ansiedad. Uno de los ejercicios más populares y eficaces para reducir la ansiedad es la meditación.

usa la meditación para calmar la ansiedad

Beneficios de la Meditación

Una de las maneras más efectivas de reducir la ansiedad es practicar la meditación. Se ha realizado una gran cantidad de estudios de investigación para evaluar la efectividad de las prácticas meditativas sobre la ansiedad.

Beneficios de la meditación

Una de las maneras más efectivas de reducir la ansiedad es practicar la meditación

Los resultados de esos estudios han encontrado que la práctica de la meditación puede:

  • Reducir el nerviosismo y las preocupaciones.
  • Aumentar la concentración.
  • Disminuir los pensamientos obsesivos.
  • Mejorar el sueño.
  • Facilitar un sentimiento de confianza y autoestima.

Cada uno de estos efectos contrarresta directamente la ansiedad. Practicar la meditación de forma diaria puede ayudar mucho en la calmar la ansiedad y el estrés. También puede ayudar a mejorar tu calidad de vida aumentando la confianza, la independencia, una sensación de seguridad y la paz interior. Además, cada uno de estos beneficios de reducir la ansiedad te ayudará a lidiar con varios problemas relacionados, como:

  • Fobias.
  • Trastorno de estrés postraumático.
  • Control de la ira.
  • Depresión.
  • Desorden bipolar.
  • Complicaciones posparto.

La meditación enseña estrategias de afrontamiento positivas que facilitan una forma más saludable de percibir e interpretar el mundo. La meditación calma la mente y te ayuda a tomar tiempo para entender un tema más dinámicamente que simplemente tratando de averiguar la mejor manera de reaccionar. La meditación enseña habilidades y lecciones fuertes como:

  • Paciencia.
  • Aceptación.
  • Unidad con el cuerpo, la mente y el mundo.
  • Dejar ir el control.
  • Respirar para mantener la calma.
  • Maneras de encontrar la paz interior.
  • El poder de los pensamientos y la positividad.

Respiración: la habilidad clave en la meditación

La meditación incorpora muchas funciones y sistemas diferentes del cuerpo y la mente, pero el componente clave para la meditación es el trabajo de la respiración. El trabajo de la respiración es la habilidad central que se debe aprender para poder experimentar con éxito un estado meditativo. La respiración es importante en la meditación porque reduce la ansiedad, ya que aporta oxígeno al cerebro y a los músculos lo que crea un efecto calmante.

Las copiosas cantidades de oxígeno ayudarán a los músculos a relajarse y a liberar la tensión, mientras que el oxígeno que llega al cerebro crea una sensación de euforia y a su vez calmante. También le da a tu mente consciente algo en que centrarse, en lugar de los pensamientos obsesivos que estás tratando de silenciar y así poder concentrarte en la reducción de tu ansiedad.

Tipos de ejercicios de meditación

Aprender a meditar puede ser complicado al principio porque requiere disciplina, dedicación y concentración. Al principio puede ser frustrante si no sientes efectos inmediatos pero es importante seguir con la práctica. Como la mayoría de las actividades y ejercicios cuanto más practiques más fuertes ser volverán tus habilidades.

La meditación tiene la reputación de ser tediosa pero no tiene por qué ser así. La gente a menudo piensa en la meditación como estar sentado con las piernas cruzadas con los ojos cerrados y cantar durante horas y horas. Este no es necesariamente el caso. Mientras que tú puedes practicar la meditación estando sentado en posición de loto, hay también las prácticas que permiten moverte mientras estas calmando tu mente y puede ser divertido, desafiador y algo sumamente poderoso.

ejercicios de meditación

La meditación se puede practicar en el transcurso de tu día

El yoga y el Tai Chi son excelentes ejemplos de cómo la meditación es algo más que concentrarse. Con estas prácticas tú comprometes tu cuerpo, tu respiración y tu mente para crear su propio espacio tranquilo y seguro. Cada una de estas prácticas te desafía mentalmente, físicamente y emocionalmente para ayudarte a controlar tus pensamientos, regular tu estado de ánimo y fortalecer tu cuerpo. Ellos te ayudan a aprender cómo centrarte y cómo sentirte en control de tu estado físico y mental.

La meditación se puede practicar en el transcurso de tu día. Muchas personas encuentran que pasear, correr o montar en bicicleta les tranquiliza y les da paz porque les proporciona tiempo y espacio para despejar su mente, calmar sus pensamientos y procesar sus sentimientos, al tiempo que involucran su cuerpo y energía de manera productiva. También puede ser agradable estar fuera en un entorno que no causa mucho estrés pero que ofrezca medios para sentirte tranquilo.

También hay formas de meditación guiada que no requieren actividad física. Con la meditación guiada tú eres dirigido a través del proceso meditativo hasta que sea capaz de realizarlo por tu cuenta. Dos formas populares de meditación guiada son la meditación trascendental y la imaginación guiada. Cada una de estas formas de meditación te ayuda a sentirte tranquilo porque te guían a través de un proceso que te lleva hacia dentro de ti mismo, ayudándote a encontrar la paz interior y la seguridad dentro de tu propio espacio mental.

Ejemplos de Ejercicios de Meditación Simples

Respiración de Buda

1. Siéntese en una silla o con las piernas cruzadas en el suelo con la espalda recta, la barbilla paralela al suelo y los hombros relajados.
2. Inhala durante 10 segundos por la nariz. Llena tu pecho de aire, seguido de tu vientre.
3. Mantenga la respiración durante 5 segundos.
4. Exhale comenzando en la parte inferior de tu vientre. Completa la respiración a la cuenta de 10.

Repite 5-7 veces o hasta sentirte relajado y tranquilo.

Respiración de 10 segundos

1. Inhale por la nariz durante 10 segundos. Cuando llegues al 10 tus pulmones deben estar llenos de aire.
2. Mantenga la respiración durante 5 segundos.
3. Exhala a través de la boca durante 10 segundos. A la cuenta de 10 tus pulmones deben estar vacíos.

Repita 5-7 veces o hasta sentirte relajado y tranquilo.

Respiraciones 4-7-8

1. Inhale por la nariz durante 4 segundos. Los pulmones deben estar llenos a la cuenta de 4.
2. Mantenga la respiración durante 7 segundos.
3. Exhale a través de la boca durante 8 segundos. Los pulmones deben estar vacíos a la cuenta de 8.

Repita 5-7 veces o hasta sentirte relajado y tranquilo.

Respiración de vientre

1. Coloca tu mano izquierda en tu pecho y tu mano derecha en tu vientre.
2. Inhala a través de la nariz para llenar el vientre con aire sin hacer que tu pecho suba.
3. Mantenga la respiración durante 5 segundos.
4. Exhale lentamente a través de la boca, usa los músculos abdominales para contraer el estómago hacia el interior.

Repita 5-7 veces cambiando de manos con cada ciclo.


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario