10 remedios caseros para el dolor de rodillas

¿Cómo curar el dolor de rodilla? El dolor de rodilla es una condición con la que todos estamos familiarizados especialmente entre las personas mayores. Aunque la rodilla entera se hincha y se vuelve dolorosa, la fuente exacta del dolor puede variar dependiendo de las partes de la rodilla que se ha inflamado, como el cartílago, los ligamentos, la rótula o incluso las articulaciones.

El dolor de rodilla también puede estar asociado con fractura, lesiones y ligamentos rotos en los que el dolor puede ser incapacitante y necesita un tratamiento médico especial.

Remedios para el dolor de rodillas

Sin embargo para el dolor leve y no grave se puede tratar en casa con remedios naturales y varios ejercicios que reducirán la inflamación, el dolor y la hinchazón. A continuación se muestra una lista de tratamientos caseros para el dolor de rodilla.

10 remedios caseros naturales para el dolor de rodillas

1. Compresas frías

Remedios para el dolor de rodilla

La compresa fría es buena para reducir cualquier tipo de hinchazón. Una vez que aplicas una compresa fría, el flujo de sangre a la rodilla se reduce lo que a su vez reducirá la inflamación y obtendrás un alivio inmediato del dolor. Para este remedio puedes envolver algunos cubitos de hielo en una toalla y aplicarlo en tu rodilla. Si el dolor es crónico, un método eficaz será colocar alternativamente frío y compresas de calor.

2. Sal de Epsom para calmar el dolor de rodilla

Remedios para el dolor de rodilla

La sal de Epsom es bastante versátil y se puede también utilizar para tratar el dolor de rodilla. Esto se debe a que la sal de Epsom contiene sulfato de magnesio el cual es una sustancia activa que proporciona alivio al dolor. Funciona bien en el dolor asociado con la artritis, las lesiones y los calambres. Llena tu bañera con agua tibia y hecha al agua dos tazas de sal de Epsom. Revuelve con las manos hasta que la sal se disuelva y remójate en este baño durante unos 20-30 minutos.

3. Té de diente de león para el dolor de rodilla

Remedios para el dolor de rodilla

Este té de sabor amargo es fantástico para curar la inflamación, eliminar las toxinas, reparar los tejidos dañados y reducir el dolor. Las hojas del diente de león contienen un tipo de ácido graso llamado ácido linoleico que ayuda a combatir la inflamación. Se ha utilizado como un remedio para la artritis desde la antigüedad. Si tienes hojas de diente de león frescas, toma unas 3 cucharaditas de ella (o 1 cucharadita de hojas secas de diente de león) y prepara en una taza de agua hirviendo. Pásalo por un colador y bébelo todos los días. Puedes agregar un poco de miel para darle un poco de gusto si lo sientes demasiado amargo.

4. Vinagre de manzana

Remedios para el dolor de rodilla

El vinagre de manzana se la conoce como “la poción mágica” ya que trata casi cualquier cosa, desde la artritis hasta la úlcera de estómago y la pérdida del pelo. Es tan versátil que se puede utilizar incluso en tus mascotas y en los azulejos de la cocina. El vinagre de manzana contiene propiedades anti-inflamatorias y antisépticas por lo que es adecuado para aliviar el dolor y la hinchazón. Cuando se consume por vía oral diariamente ayuda a tu sistema inmunológico a luchar contra la inflamación y previene muchas formas de enfermedades. Mezcla alrededor de dos cucharadas de vinagre de manzana en una taza de agua tibia y bébelo diariamente.

Si quieres saber más visita este artículo:
Beneficios del uso del vinagre de manzana

5. Pimienta de Cayena para el dolor de rodilla

Remedios para el dolor de rodillas

Por extraño que parezca, muchas personas en particular las mujeres han confirmado la efectividad de este remedio. Esto es porque la pimienta de cayena contiene capsaicina el cual es un analgésico natural. Este alivia el dolor de la rodilla al instante y proporcionan una sensación de calor cuando se aplica. Mezcla alrededor de una cucharada de pimienta de cayena con dos cucharadas de aceite de semilla de uva (también puedes utilizar aceite de oliva o aceite de jojoba). Caliéntalo en una olla y aplícalo en la rodilla mientras todavía está caliente. Repite esto dos veces al día para obtener los mejores resultados.

No te vayas sin leer este artículo:
Remedios caseros para aliviar el estreñimiento

6. Jengibre

Remedios caseros para el dolor de rodillas

El jengibre es excelente para aliviar el dolor y reducir la inflamación. Puedes cortar un poco de jengibre fresco y hacer té o simplemente puedes comprar té de raíz de jengibre en el supermercado. También puede tomar suplementos de jengibre especialmente para el dolor de rodilla asociado con la artritis. Otra alternativa será masajear tus rodillas con un poco de pomada de jengibre dos veces al día. La magia es en realidad hecha por los compuestos antiinflamatorios en el jengibre.

7. La melaza como bebida para el dolor de rodilla

La melaza se crea al hervir por tercera vez el jarabe de azúcar el cual resulta ser rico en hierro, calcio, magnesio y vitamina B6. Este jarabe ha sido coronado como uno de los mejores remedios caseros para curar enfermedades tales como asma, anemia, artritis, dolor en las articulaciones, acné, tumor, dolores menstruales e incluso envejecimiento del cabello. Diluye alrededor de una cucharada de melaza en un vaso de agua caliente o leche caliente y bébelo una vez al día.

8. Cúrcuma

Remedios caseros para el dolor de rodillas

Esta especia amarilla contiene una sustancia llamada la curcumina que tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y también antisépticas. Que funciona sorprendentemente para eliminar el dolor y es seguro de usar también en animales domésticos. La cúrcuma también ayuda a frenar la progresión de la artritis reumatoide, una de las principales causas de dolor en la rodilla entre la gente de más edad. Mezcla una cucharadita de cúrcuma con una taza de agua y hiérvalo durante 5-8 minutos. Añade un poco de miel para darle gusto y tómalo esto dos veces al día.

9. Té de sauce blanco aliviar el dolor de rodilla

Remedios caseros para el dolor de rodillas

El Sauce blanco se ha utilizado como un analgésico natural desde el siglo 5 A.C. La salicina que se encuentra en el sauce blanco se convierte en ácido salicílico en el cuerpo que es el componente de la aspirina. Sin embargo, sí se abusa del sauce blanco puede causar úlceras gástricas o estomacales. Asegúrate de mantener la dosis por debajo de 200 mg por día para un consumo moderado. Mezcla dos cucharaditas de corteza de sauce blanco en polvo en una taza de agua hirviendo y déjalo reposar durante 10 minutos. También puedes agregar un poco de miel para cortar un poco el sabor amargo. Bebe esto dos veces al día para eliminar el dolor de rodilla.

10. Té de la baya del enebro

Remedios caseros para el dolor de rodillas

Desde hace mucho tiempo se sabe que las bayas de enebro trituradas y aplicadas directamente en la piel pueden tratar heridas y el dolor en las articulaciones. El terpeno que se encuentra en la baya de enebro combate la inflamación, el dolor y también mejora la función inmune. Sin embargo, las bayas de enebro no son seguras de consumir por las mujeres embarazadas. Añade alrededor de una cucharada de bayas de enebro secas a una taza de agua caliente hirviendo, cubre la taza y déjalo reposar durante 20 minutos. Bebe esto dos veces al día.

Ejercicios y estiramientos para reducir el dolor de rodilla

1. Estiramiento isquiotibial

Remedios caseros para el dolor de rodillas

Este estiramiento es adecuado para los calambres y la tensión asociada al dolor en la rodilla. Acostado en el suelo y en total extensión, envuelve con una cinta la suela del pie y cógela con la mano por el otro extremo.

A continuación, utilice la manta para levantar la pierna y apoyar la pierna a medida que se levanta. Estira tu pierna durante unos 20 segundos. Repite esto también con la otra pierna para proporcionar equilibrio. Realiza un conjunto de 6 repeticiones por cada lado.

2. Levantamiento de pierna recta

Remedios caseros para el dolor de rodillas

Este estiramiento es muy eficaz para ayudar a fortalecer tus músculos y proporciona también alivio al dolor de rodilla y a los calambres en las piernas. Acuéstese en el suelo, levante la parte superior del cuerpo y permita que los codos apoyen su cuerpo por los lados. Mientras mantiene la pierna derecha (con los dedos apuntando hacia arriba), levante lentamente la pierna del suelo y haga una pausa de 3 segundos. Bájalo de nuevo al suelo y repítelo con la otra pierna. Realiza un conjunto de 10 repeticiones para cada pierna.

Bibliografía:


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario