Té de Rooibos: Qué es, como prepararlo y sus beneficios

Los tés de hierbas tienen muchos beneficios y hay infinitas formas de usar hierbas y tés en bebidas como remedios naturales e incluso en alimentos. Uno de mis favoritos es el té de Rooibos o el té de Bush rojo de la planta sudafricana Rooibos (Aspalathus linearis).

¿Qué es el té Rooibos?

Es un hermoso y fragante té de hierbas rojas con un sabor naturalmente dulce y de aroma floral. El Rooibos crece exclusivamente en las montañas Cederberg de Sudáfrica y en un arbusto que es muy diferente a las plantas de té tradicionales. El arbusto rojo (Rooibos) crece alrededor de 1 metro de alto y tiene hojas parecidas a agujas similares a un árbol de pino.

Beneficios del té de Rooibos

Aunque casi todo el té Rooibos disponible en el mercado se fermenta y seca naturalmente para alcanzar su color rojo intenso, las hojas de Rooibos son verdes cuando se cosechan y este té no fermentado está disponible en algunos lugares especializados y es más rico en antioxidantes.

El té Rooibos aún no ha ganado la popularidad que tienen el té verde y el mate pero resulta que el Rooibos puede tener tantos beneficios – si no más – que estos conocidos tés. Es importante tener en cuenta que el Rooibos es técnicamente un té de hierbas y no un verdadero té.

Beneficios del té Rooibos

Es naturalmente libre de cafeína, ligeramente dulce y delicioso con un sabor que recuerda a la miel y a las rosas. El Rooibos también cuenta con algunos otros beneficios sustanciales:

1. Contiene antioxidantes y polifenoles

Los polifenoles son compuestos conocidos por su actividad antioxidante en el cuerpo. El té Rooibos tiene hasta un 50% más de polifenoles y antioxidantes que el té verde.

Es especialmente alto en dos polifenoles únicos, incluido uno que solo se encuentra en Rooibos llamado Aspalathin. También se identificó recientemente como una fuente de superóxido dismutasa, un antioxidante muy poderoso. Investigaciones han demostrado que estos antioxidantes pueden proteger contra los efectos de los radicales libres.

2. Alto contenido nutritivo

El té Rooibos se considera una buena fuente de minerales como el calcio, hierro, potasio, cobre, zinc y magnesio. En muchas partes del mundo, el Rooibos se consume para la salud de la piel, el cabello y los huesos debido a su alto contenido de minerales y alfahidroxiácidos e incluso se administra a niños que son intolerantes a los lácteos como fuente alternativa de calcio.

El té de Rooibos contiene muchos minerales y nutrientes en equilibrio sinérgico, por lo que trabajan juntos para una mejor absorción. Por ejemplo, contiene magnesio para equilibrar y ayudar a la absorción de calcio, cobre para equilibrar y ayudar a la absorción de zinc y otros.

A pesar de haber muchas afirmaciones sobre su contenido de vitamina C, no pude encontrar ninguna fuente que mostrara que el té Rooibos es una buena fuente de vitamina C pero es una gran fuente de otros nutrientes y antioxidantes. Curiosamente, el té Rooibos es sinérgico con la vitamina C y cuando se toman juntos, ambos pueden ser mejor absorbidos.

Otro artículo interesante:
Beneficios del té Matcha

3. Contiene quercetina

El Rooibos también se ha identificado como una fuente de los flavonoides luteolina y quercetina, que contiene aproximadamente 1,5 mg por taza. En las pruebas de laboratorio, estos flavonoides parecen tener un efecto protector contra ciertos tipos de cáncer y causar muerte celular cancerosa en estudios de laboratorio.

4. Ayuda a la absorción de hierro

El Rooibos a menudo se recomienda durante el embarazo y para aquellos que son anémicos porque puede ayudar con la absorción de hierro y otros nutrientes.

5. No contiene cafeína

El té Rooibos es naturalmente libre de cafeína por lo que es una excelente opción como bebida y una fuente de antioxidantes para aquellos que evitan la cafeína y que no pueden tomar café u otros tés. También es bajo en taninos que aunque se consideran beneficiosas, algunas personas no pueden tolerarlos. La falta de taninos es también la razón por la que el Rooibos no tiene un sabor ligeramente amargo como otros tés.

6. Sin ácido oxálico

El ácido oxálico es un compuesto que se produce de forma natural en el té, el chocolate y algunas frutas y verduras, como las verduras de hoja verde crudas. Cuando el cuerpo está funcionando de manera óptima, el ácido oxálico se elimina naturalmente a través de la orina pero puede combinarse con minerales en el cuerpo para crear oxalatos un tipo de cristal de sal.

Estos oxalatos pueden acumularse en el cuerpo y contribuir a cálculos renales, cálculos en la vejiga y otros problemas. Aquellos que luchan con estos problemas a menudo se les dice que eviten los tés y el Rooibos se considera una alternativa segura debido a su falta de ácido oxálico.

7. Mejora el sueño

El Rooibos también tiene propiedades calmantes naturales que funcionan en el sistema nervioso central para promover la relajación. Esta es una razón por la que a menudo se administra a niños en Sudáfrica, pero muchos también recurren a ella como ayuda natural para dormir y para ayudar a aliviar el insomnio. Otra razón por la que puede promover el sueño de calidad es que a menudo se utiliza como un sustituto libre de cafeína para el café y el té tradicionales, ya que la eliminación de la cafeína también ayuda a mejorar la calidad del sueño.

Cómo preparar el Té de Rooibos

Como el té Rooibos no es amargo y tiene un sabor naturalmente dulce (pero tiene cero calorías), se puede tomar tanto frío como caliente. Debe prepararse durante un tiempo más prolongado que otros tés, ya que su falta de taninos impide que se vuelva amargo incluso después de largos períodos de preparación.

Para preparar té de Rooibos Caliente:

Coloca 1 cucharada de té orgánico de Rooibos de hoja suelta en un infusor de té y colóquelo en una taza. Hierva 1 taza de agua y viértelo sobre el infusor en un vaso. Déjalo por lo menos 5 minutos pero se recomienda tenerlo unos 15 minutos para obtener el sabor y aroma deseado. Puedes endulzarlo con miel o edulcorante natural si lo deseas.

Para preparar té de Rooibos Frio:

Duplique la cantidad de hojas sueltas de Rooibos (hasta 2 cucharadas) y colóquelas en un infusor. Vierta 1 taza de agua hirviendo sobre el té y deja reposar y enfriar durante al menos 10 minutos. Endulce con miel u otro edulcorante natural si lo deseas. Vierta sobre el hielo y sirve inmediatamente.

Conclusión

El té Rooibos puede tener muchos beneficios relacionados con su concentración de antioxidantes pero también es una alternativa deliciosa, naturalmente dulce y sin calorías a otros tés o al café.

Bibliografía:


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario