Tomando tu primera clase de Spinning – ¡No da tanto miedo como piensas!

Una clase de spinning puede ser realmente intimidante. La ropa y los zapatos para el ciclismo que muchas personas llevan a la clase hacen que esta parezca intensa y exclusiva, la música a todo volumen y el instructor hablando aún más fuerte ayuda a elevar el factor de miedo.

La verdad es que aunque una clase de ciclismo es una intensa sesión de ejercicios cardio – ¡una clase de 45 minutos puede quemar más de 500 calorías! – No tiene que dar miedo.

Clase de Spinning

¿Qué ropa llevar?

Debido a que vas a estar sudando, elije una ropa que absorba bien la humedad y con una buena transpirabilidad. Unos zapatos atléticos estarán muy bien – no hay necesidad de invertir en zapatos de ciclismo hasta que sepas la clase es para ti. Trae agua y dos toallas a la clase, lanza una toalla sobre el manillar y usa la otra para secarte el sudor de durante la clase.

Al llegar

Si tu gimnasio no cuenta con un sistema de reservas online, llega temprano para reservar una bicicleta. La hoja de inscripción se suele poner una hora antes de comenzar la clase (ya sea en la recepción o colgando fuera del aula). En mi experiencia, la lista empieza a llenarse 20 minutos antes de que comience la clase. Si esta es tu primera clase, llega 10 minutos antes. Esto te dará tiempo para hablar con el instructor y obtener ayuda para configurar tu bicicleta.

Si el instructor todavía no ha llegado, no tengas miedo de preguntarle a alguien a tu alrededor en busca de ayuda. No tener la bicicleta configurada correctamente puede resultar en dolor de espalda, rodilla o del hombro. Antes de comenzar la clase, pregunte si hay alguna jerga especial para la clase de spinning o tipos de posiciones de manos que debes conocer.

¿Qué se puede esperar?

El instructor te guiará a través del entrenamiento, te dirá cuándo aumentar o disminuir la resistencia, pedalear más rápido y cuando levantarte o sentarte en el asiento. Tú serás guiado a través de subidas, sprints y trabajos de aislamiento muscular mediantes diferentes resistencias al pedaleo durante varios periodos del ejercicio.

Hay mucha música energética a todo volumen que te mantendrá en movimiento durante toda la clase y te hará sudar y mucho. Recuerde que en última instancia tú tienes el control. Si necesitas modificar las instrucciones de la clase, sigue adelante y disminuye la tensión. Conforme pasa el tiempo, ¡estarás segura de poder aumentar tu fuerza y resistencia!


Acerca del Autor

Desde joven siempre he sido un apasionado de la nutrición, de la vida saludable y de los temas relacionados con el desarrollo personal. Me sigo considerando un estudiante activo por lo que me dedico a transmitir información importante sobre todos estos temas.

Deja un comentario